You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Santa María Faustina Kowalska

Diario de Santa María Faustina Kowalska, Nº337-340

22 XI 1934 + Una vez, el Padre espiritual me ordenó reflexionar bien sobre mí, y analizar si no había en mi algún apego a alguna cosa o criatura o a mí misma, y si no había en mi una inclinación a hablar inútilmente, ya que todo eso impedía al Señor Jesús administrar libremente en mi alma. Dios está celoso de nuestros corazones y quiere que lo amemos exclusivamente a Él.

Cuando comencé a reflexionar profundamente sobre mí, no noté estar apegada a alguna cosa, pero, como en todas mis cosas, también en ésta tenía miedo de mi misma y no me fiaba de mi misma. Cansada de este minucioso análisis, fui delante del Santísimo Sacramento y rogué a Jesús con toda la fuerza de mi alma: Jesús, Esposo mío, Tesoro de mi corazón, Tú sabes que Te conozco solamente a Ti y que no conozco otro amor fuera de Ti, pero, Jesús, si tomara apego a cualquier cosa fuera de Ti, Te ruego y te suplico, Jesús, por el poder de Tu misericordia, hazme morir inmediatamente, porque prefiero morir mil veces, que engañarte una vez en la cosa más pequeña.

En aquel momento, Jesús se presentó súbitamente delante de mí, no sé de dónde, resplandeciente de una belleza indecible, con una túnica blanca, con las manos levantadas, y me dijo estas palabras: Hija Mía, tu corazón es Mi descanso, es Mi complacencia. En él encuentro todo lo que un gran número de almas Me niega. Dilo a Mi sustituto. Y repentinamente no vi nada mas, solamente todo un mar de consolaciones entró en mi alma.

Ahora comprendo que nada puede ponerme barreras en el amor hacia Ti, Jesús, ni el sufrimiento, ni las contrariedades, ni el fuego, ni la espada, ni la muerte misma. Me siento más fuerte que todo eso. Nada puede compararse con el amor. Veo que las cosas más pequeñas, cumplidas por un alma que ama sinceramente a Dios, tienen un valor inestimable en los ojos de sus santos.

Diario de Santa María Faustina Kowalska, Nº337-340

error: @caminitoespiritual.com