You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
San Pío de Pietrelcina

2 de mayo – Beatificación de San Pío de Pietrelcina (1999)

«Sé muy bien que la cruz es la prueba del amor; que la cruz es garantía de perdón; y que el amor que no es alimentado y nutrido por la cruz no es verdadero amor, se queda en fuego de artificio. Con todo, a pesar de tener este conocimiento, este falso discípulo del Nazareno siente en su corazón que la cruz le es enormemente pesada y que muchas veces (no se escandalice y no se enfade, padre, ante lo que le voy a decir) va en busca de un piadoso cireneo que le alivie y le conforte.

¿Qué mérito puede tener mi amor ante Dios? Temo mucho por esto, por si mi amor por Dios es amor verdadero. Y esta es también una de las espadas que, junto a las muchas otras, me oprime en ciertos momentos y hace que me sienta aplastado.

Y sin embargo, padre mío, tengo el grandísimo deseo de sufrir por amor a Jesús. ¿Y cómo explicar que después, ante la prueba, contra mi voluntad, se busque algún alivio? Cuánta fuerza y violencia debo hacerme en estas pruebas para hacer callar a la naturaleza, digámoslo así, que reclama con fuerza ser consolada.

Esta lucha no quisiera sentirla; muchas veces me hace llorar como un niño, porque me parece que es una falta de amor y de correspondencia a Dios. ¿Qué me dice de esto?

Escríbame, cuando lo quiera Jesús, y siempre largamente; sus repuestas sobre tantos problemas, dudas y dificultades las espero como luz del paraíso, como rocío benéfico en tierra sedienta».

San Pío de Pietrelcina
21 de abril de 1915, al P. Agostino da San Marco in Lamis, Ep. I, 571

Gianluigi Pasquale, 365 días con el Padre Pío.

error: @caminitoespiritual.com
%d bloggers like this: