You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Advertisements
San Clemente de Alejandría

«Yo soy la luz del mundo» (Jn 8,12)

«El Señor es mi luz y mi salvación: ¿a quién temeré?» (Sal 27, 1)

«Yo soy la luz del mundo» (Jn 8,12)

 

Cuando tú, Señor Jesús, me conduces a la luz y encuentro a Dios, gracias a ti y, gracias a ti, recibo al Padre, soy coheredero contigo (Rm 8,17), ya que tú no te avergüenzas de tenerme como hermano (Hb 2,11). Apartemos, pues, el olvido de la verdad, venzamos la ignorancia. Habiendo disipado las tinieblas que nos envuelven como una nube, contemplemos al Dios verdadero y proclamemos: «Bendita sea la luz verdadera».

Porque la luz ha brillado sobre nosotros que estábamos hundidos en las tinieblas y en la sombra de la muerte (Lc 1,79), luz más pura que el sol y más bella que la vida de este mundo. Esta luz es la vida eterna y todos aquellos que participan en la luz tienen vida eterna. La noche huye de la luz, se esconde por miedo y cede ante el día del Señor. La luz que no se puede apagar se ha extendido por todas partes, de Oriente a Occidente. Esto es lo que significa «la creación nueva». En efecto, el sol de justicia (Mal 3,20) que ilumina toda cosa resplandece sobre toda la humanidad, a ejemplo de su Padre que hace salir el sol sobre todos los seres humanos (Mt 5,45) y deja caer sobre ellos el rocío de la verdad.

San Clemente de Alejandría

Advertisements
error: @caminitoespiritual.com