You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!

El tiempo del que uno dispone, para cualquier cosa, depende de cuánto la valoramos. El pensamiento determina el uso del tiempo, no es el tiempo el que gobierna al pensamiento. El problema de la espiritualidad no es nunca, entonces, una cuestión de tiempo, sino un problema del pensamiento.

Fulton J. Sheen, Eleva tu corazón. Buenos Aires, Lumen, 2003.

error: @caminitoespiritual.com