You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!

therese15

La sola cosa que nadie envidia es el último lugar. Este último lugar es, pues lo único que no es vanidad y aflicción de espíritu…

Sin embargo, «el hombre no es dueño de su camino», y a veces comprobamos con sorpresa que estamos deseando lo que brilla. Entonces, coloquémonos humildemente entre los imperfectos, considerémonos almas pequeñas a las que Dios tiene que sostener a cada instante.

Cuando él nos ve profundamente convencidas de nuestra nada, nos tiende la mano; pero si seguimos tratando de hacer algo grande –aunque sea so pretexto de celo- Jesús nos deja solas. «Cuando parece que voy a tropezar, tu misericordia, Señor, me sostiene» (S. 93). Sí, basta con humillarse, con soportar serenamente las propias imperfecciones. ¡He ahí la verdadera santidad!

Tomémonos de la mano, hermanita querida, y corramos al último lugar… Nadie vendrá a disputárnoslo…

Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz
Carta 243 – A Sor Genoveva

error: @caminitoespiritual.com
%d bloggers like this: