You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Advertisements
San León Magno

Conviene renovarnos diariamente

bautismo

«Entonces ayunarán» (Mt 9,15)

Amados míos, «la tierra está llena de la misericordia de Dios» (Sal 32,5) en todo tiempo… No obstante, el retorno de los días más particularmente marcados por el misterio de la restauración humana, estos días que preceden a la fiesta de Pascua, nos anima a prepararnos por una purificación religiosa… La fiesta de pascua tiene la particularidad que toda la Iglesia se alegra a causa del perdón de los pecados. Este perdón se realiza no solamente en aquellos que renacen por el bautismo sino también en aquellos que ya forman parte de la comunidad de los hijos (adoptivos) de Dios.

Es verdad que, principalmente por el baño de un nuevo nacimiento, somos regenerados en hombres nuevos (Tit 3,5). Con todo, nos conviene a todos renovarnos diariamente para combatir el deterioro de nuestra condición mortal y, en las etapas de nuestro progreso, no hay nadie que no tenga que caminar siempre hacia una perfección mayor. Todos debemos esforzarnos para que el día de la redención nadie permanezca en los vicios de otros tiempos.

Lo que cada cristiano tiene que hacer en todo momento, queridos míos, hay que hacerlo ahora con un empeño mayor y generosidad más grande. Así cumpliremos el ayuno de cuarenta días instituido por los apóstoles, no tanto reduciendo nuestro alimento, sino, sobre todo, guardando abstinencia de nuestros pecados… No hay nada más provechoso que unir a los ayunos razonables de los santos la práctica de la limosna… Bajo el nombre de las obras de misericordia, la limosna engloba las acciones de bondad dignas de elogio, y así las almas de todos los fieles pueden unirse en un mismo mérito, sea cual sea la desigualdad de su condición y sus recursos.

San León Magno
6 de Cuaresma: SC 49, 56-58

Advertisements
error: @caminitoespiritual.com