You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Advertisements
San Juan Crisóstomo

«Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn 6,68)

«Tomad y comed, dice Jesús, esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros» (cf 1Co 11,24). ¿Por qué los discípulos no se turbaron al oír estas palabras? Porque Cristo ya les había dicho muchas grandes cosas al respecto (Jn 6)… Confiemos, también nosotros, plenamente en Dios. No le hagamos objeciones, aunque lo que diga parezca contrario a nuestros razonamientos y contrario a lo que vemos. Que su palabra sea la principal guía de nuestra razón y de nuestra vista. Tengamos esta actitud frente a los misterios sagrados: no veamos solamente lo que está bajo nuestros sentidos, sino que tengamos en cuenta sobre todo las palabras del Señor.
 
Su palabra no puede engañarnos, mientras que nuestros sentidos nos engañan fácilmente; ésta jamás es cogida en falta, en cambio ellos faltan muy a menudo. Cuando el Verbo dice: “Esto es mi cuerpo”, fiémonos de él, creamos y contemplémosle con los ojos del espíritu…
 
Cuánta gente dice hoy: «Querría ver a Cristo en persona, su cara, sus vestidos, sus zapatos». ¡Pues bien, en la eucaristía es a él al qué ves, al que tocas, al que recibes! Deseabas ver sus vestidos; y es él mismo el que se te da no sólo para verle, sino para tocarlo, comerlo, acogerlo en tu corazón. Por tanto, que nadie se acerque con indiferencia o dejadez; ya que todos van a él, animados por un amor ardiente.
 
San Juan Crisóstomo, 4, 4: PG 73, 613
Advertisements
error: @caminitoespiritual.com