You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Pascua San Gregorio Magno

Al que ama, no le basta haber mirado una sola vez

Llorando, pues, María se inclinó y miró en el sepulcro. Ciertamente había visto ya vacío el sepulcro, ya había publicado que se habían llevado al Señor. ¿Por qué, pues, vuelve a inclinarse y renovar el deseo de verle? Porque al que ama, no le basta haber mirado una sola vez, porque la fuerza del amor aumenta los deseos de buscar. Y, efectivamente, primero le buscó, y no le encontró; perseveró en buscarle y le encontró. Sucedió que, con la dilación, crecieron sus deseos, y creciendo, consiguió encontrarle.

San Gregorio Magno, Homilía 25 sobre los Evangelios.

 

error: @caminitoespiritual.com
%d bloggers like this: