You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
San Bernardo de Claraval

Rasgar el corazón con la espada del Espíritu

«Oh Dios, crea en mí un corazón puro» (Sal 50).

«Rasgad vuestros corazones, dice el profeta, y no vuestras vestiduras». ¿Quién de entre vosotros tiene la voluntad particularmente apegada a no ceder, a entestarse? Que rasgue su corazón con la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios. Que lo rasgue y lo reduzca a polvo porque nadie puede convertirse al Señor si no es con un corazón roto…

Escucha a un hombre según el corazón de Dios: «Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme». Está firme tanto para la adversidad como para la prosperidad, se mantiene firme tanto para las cosas humildes como para las más elevadas, está firme y a punto para todo lo que tú ordenarás… «Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme». ¿Quién está a punto, como David, tanto para salir como para entrar y andar según la voluntad del Rey?

San Bernardo de Claraval
2º sermón para el primer día de Cuaresma, 5 ; PL 183, 172-174.

error: @caminitoespiritual.com
%d bloggers like this: