You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Advertisements
San Basilio Magno

El amor no se enseña

«Amor a Dios, amor al prójimo» (cf. Mc 12, 30-31)

 

Pregunta: Os pedimos, primeramente, que nos digáis si los mandamientos de Dios tienen un cierto orden. ¿Hay un primero, un segundo, un tercero, y así sucesivamente?…

Respuesta: El Señor en persona determinó el orden que debían seguir sus mandamientos. El primero y más grande es el de guardar al amor a Dios, y el segundo, que le es semejante, o mejor dicho, es su cumplimiento y consecuencia, se refiere al amor al prójimo…

Pregunta: Háblenos, primero, del amor de Dios. Se sabe que hay que amar a Dios, pero ¿cómo hay que amarle?…

Respuesta: El amor a Dios no se enseña. Nadie nos ha enseñado a gozar de la luz ni a estimar la vida por encima de todo; tampoco nadie nos ha enseñado a amar a los que nos han dado la vida y nos han educado. Igualmente, o con más razón aún, no es a través de una enseñanza exterior por la que a prendemos a amar a Dios. En la misma naturaleza del ser viviente –quiero decir del hombre- existe una especie da germen que contiene en sí mismo el principio de esta capacidad de amar. Es en la escuela de los mandamientos de Dios que se debe recoger este germen, cultivarlo diligentemente, alimentarlo cuidadosamente, y llevarlo a su desarrollo mediante la gracia divina. Apruebo vuestro celo, es indispensable para alcanzar la meta…

Hay que saber que esta virtud de la caridad es una, pero es más poderosa que todos los mandamientos, porque: «El que me ama, guardará mi palabra» (Jn 14,23), y también: «Estos dos mandamientos contienen toda la ley y los profetas» (Mt 22,40).

San Basilio Magno
q. 1-2

Advertisements
error: @caminitoespiritual.com