Cada cosa que he recibido, de ti vino;
cada cosa que espero, de tu amor vendrá;
cada cosa que disfruto, procede de tu bondad.

Que cada día recuerde la fuente de las misericordias
que tú me has concedido amable y generosamente
que cada día esté más lleno de amor hacia ti.

Carmina Gadelica III, 58-59.

Leave a comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: