Cardenal Robert Sarah

El celibato sacerdotal configura a Jesucristo

El celibato es la muralla que permite a la Iglesia evitar la emboscada que supondría comprenderla como una institución humana cuyas leyes son la eficacia y la funcionalidad. El celibato sacerdotal abre la puerta a la gratuidad en el cuerpo eclesial. Protege la iniciativa del Espíritu Santo e impide que nos creamos dueños y creadores de la Iglesia.

Debemos tomarnos muy en serio esta afirmación de san Juan Pablo II: «El celibato sacerdotal no se puede considerar simplemente como una norma jurídica ni como una condición totalmente extrínseca para ser admitidos a la ordenación, sino como un valor profundamente ligado con la sagrada Ordenación, que configura a Jesucristo, buen Pastor y Esposo de la Iglesia». El celibato expresa en qué medida la Iglesia es obra del Buen Pastor antes que obra nuestra.

Cardenal Robert Sarah
Desde lo más hondo de nuestros corazones, Amar hasta el fin

0 comments on “El celibato sacerdotal configura a Jesucristo

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: