No nos casamos para vivir felices para siempre, para tener hijos, para tener un hogar. No, el punto principal es entrar juntos al Reino de Dios, lo que significa que debo estar listo en cualquier momento para pagar cualquier precio, hacer cualquier sacrificio y soportar cualquier dificultad en el matrimonio. Por lo tanto, no puedes romper tu matrimonio a la primera dificultad que aparece, o incluso si la dificultad continúa, debe preservarse… El matrimonio debe descansar y construirse sobre esta base, y que el vínculo mutuo se construya y se fortalezca en la marcha conjunta de los esposos al Reino de Dios. Esto significa que uno debe apoyar al otro, y ambos avanzarán juntos hacia el Reino de Dios.

Metropolitano Atanasio de Limassol

0 comments on “El matrimonio

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: