Card. Giacomo Biffi

Censura por medio de la prensa

Es oportuno recordar lo que Chesterton ya observó en 1903 (Ortodoxia, cap. 7): nuestra libertad como hombres y ciudadanos está en peligro no tanto por una posible y cada vez más improbable “censura de prensa”, sino por una cada vez más extensa e insidiosa “censura por medio de la prensa”. Es un juicio que puede encontrar muchas confirmaciones en nuestra realidad actual.

En virtud de esta censura, el pensamiento social, político y religioso de quienes se consideran dignos de ser citados y presentados al público suele ser objeto de una doble acción de tergiversación: la del informe, que en lugar de dar cuenta de lo que realmente se dijo, se presenta lo que mejor se presta a una demolición rápida y despiadada, y la del título; un título que muchas veces altera y delata un texto, que a su vez no ha reproducido bien una realidad. Todo ello cuando todo el mundo sabe muy bien que la gran mayoría de lectores deducen la información exclusivamente del título y que prácticamente nadie sabe cómo ir críticamente más allá de la página que se les propone para verificación personal.

Quienes, como nosotros, creen en el día del juicio, en el que finalmente se restablecerán todas las verdades, no pierden la paz ante este fenómeno, y podrían disfrutar de este juego de espejos distorsionados, si no hubiera arrepentimientos por los muchos hermanos que se ven así llevados a valoraciones erróneas y a albergar convicciones infundadas.

Que quede claro que de ninguna manera es mi intención culpar a quienes trabajan en el difícil sector de la información, a quienes personalmente tengo algún motivo para agradecer la frecuente atención que me honra. Sabemos que muchas veces se caracterizan por una gran seriedad profesional y están animados por intenciones honestas. También sabemos que se ven obligados a escribir sin tener mucho tiempo para reflexionar y expresar opiniones en campos para los que no han tenido la oportunidad de adquirir las habilidades adecuadas. Pero ciertamente el “sistema” en el que todos estamos insertos no puede definirse como satisfactorio y sería deseable un replanteamiento por parte de todos.

El “sistema” no es satisfactorio, pero esta no es una razón por la cual los católicos se mantienen al margen y están aislados y ociosos. Más bien, es una razón por la que trabajan allí de la manera más activa posible y aportan la contribución de una rectitud que nunca falla y un coraje que no se deja intimidar por ningún clamor de la cultura dominante. (Si Cristo resucitó).

Card. Giacomo Biffi

0 comments on “Censura por medio de la prensa

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: