«En Ella no deja sombra el sol de Dios», escribe Bérulle cuando se refiere a la Santísima Virgen. Hay dos especies de grandeza en el hombre: la que hace referencia al dejar pasar a Dios, y otra, la que lo rechaza. Grandeza de la limpidez y grandeza de la oscuridad. Ante un ser excepcional, hay que preguntarse siempre de dónde procede su superioridad, si de la luz que transmite o de la sombra que proyecta. En los dos extremos están María y el Demonio. Las demás grandezas son una mezcla de ambos extremos en medidas variables.

Gustave Thibon
Una mirada ciega hacia la luz, El yo y el alma.

0 comments on “Dos grandezas

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: