Adviento Monasterio del Cristo Orante

«Y la Misericordia se hizo carne»

Es un buen momento para escuchar estas charlas (o bien para volver escucharlas), como quien recibe una medicación para sanar sus enfermedades, para poner las cosas en su lugar.

Hace un tiempo me atreví a parafrasear el título: «Y el Amor se hizo carne».

El Amor se hizo nada, se abajó hasta lo más profundo del misterio del hombre para salvarnos, hasta la muerte… El infinito se abajó a lo finito, el Eterno se abajó al tiempo, el que nada puede contener, se abajó a las limitaciones de un hombre con sus mismas características excepto el pecado…

Se hizo un Rostro visible: el Rostro del Amor. Y sólo esa es la fuente del Amor, una palabra de infinita trascendencia, tan vapuleada últimamente… Pero el que quiera conocer qué es el Amor, sólo puede hacerlo mirando ese Rostro: «Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón».

El Rostro de un niño recién nacido en pañales en un pesebre.

Parte 1: https://youtu.be/WMc0J5lPBM8
Parte 2: https://youtu.be/Ut8_lZe1ePU

Retiro Adviento Navidad 2015

0 comments on “«Y la Misericordia se hizo carne»

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

<span>%d</span> bloggers like this: