Cartas

No me extraña la tormenta que ruge en Caen

«No me extraña la tormenta que ruge en Caen. F. y J. han escogido un camino tan distinto del nuestro, que no pueden comprender la sublimidad de nuestra vocación¹… Pero el que ríe el último ríe mejor… Después de esta vida de un día, comprenderán quiénes fueron los más privilegiados, si nosotras o ellos…» (Teresa de Lisieux, Carta 169, a Celina)

%d bloggers like this: