Acción del mal Escatología Infierno

El infierno existe, pero no es el de los diablos con cuernos

«Si yo pudiese anunciaría esta novedad: el infierno es un invento de los curas para mantener al pueblo sometido a ellos; es un instrumento de terror escogido por las religiones para garantizar sus privilegios y sus situaciones de poder. Si pudiese lo anunciaría y ciertamente significaría una liberación para toda la Humanidad. Pero no puedo. Porque nadie puede negar el mal, la malicia, la mala voluntad, el crimen calculado y pretendido, y la libertad humana. Por existir todo eso, existe también el infierno, que no es, como decía el P. Congar, el de los diablos con cuernos creado por la fantasía religiosa, pintado y utilizado por predicadores fervorosos que estremecieron y atemorizaron a miles de personas, sino el creado por el condenado para sí mismo.

El infierno es el endurecimiento de una persona en el mal. Por consiguiente es un estado del hombre y no un lugar al que es echado el pecador, donde hay fuego y diablos con enormes garfios que se dedican a asar a los condenados sobre parrillas. Esas imágenes son de mal gusto y reflejan una religiosidad morbosa. El infierno es un estado del hombre que se identificó con su situación egoísta, que quedó petrificado en su decisión de sólo pensar en sí y en sus cosas y no en los demás y en Dios; es alguien que ha pronunciado en no tan decisivo que ya no quiere ni puede pronunciar un sí».

Leonardo Boff, Hablemos de la otra vida.

%d bloggers like this: