Emilio Komar

La atracción de lo genuino

«La irradiación es tanto mayor cuanto mayor es la coincidencia de uno con uno mismo y cuanto más profunda es la vida interior.

Cuanto más está uno plantado en lo suyo, más se irradia. Sin buscar influir, se es verdaderamente influyente. Así son las autoridades genuinas.[…]

La irradiación es también un tipo de generosidad. Cuando hay plenitud en un ser, ésta de alguna manera se irradia, se comunica hacia afuera. No hay irradiación sin interioridad porque sólo el ser que se posee a sí mismo puede dar. Nadie da lo que no tiene.

Se quiere influir para tener poder, pero uno influye verdaderamente por lo que es y no por lo que dice. La influencia es en gran parte irradiación. Irradiación es un brindarse a los demás, no deliberado, sin propósito.

Edith Stein llega a la conclusión que la irradiación (Ausstrahlung) es, tanto mayor cuanto más uno está dentro de sí mismo y esto sucede desde la interioridad. Y desde allí atrae a los demás.”

Emilio Komar, Libertad y liberalidad, Bs.As., Sabiduría Cristiana, 2017, p. 104; 124

Fuente: Facebook Fundación Emilio Komar 

%d bloggers like this: