Manuscritos

El corazón al entregarse a Dios, no pierde su afecto natural

«El corazón al entregarse a Dios, no pierde su afecto natural; al contrario, ese afecto crece al hacerse más puro y más divino».

Santa Teresa de Lisieux, Ms. C., La llamada misionera

<span>%d</span> bloggers like this: