Tomás de Kempis

Donde quiera que fueres serás extraño y peregrino

No tienes aquí ciudad de morada; donde quiera que fueres serás extraño y peregrino, y no tendrás jamás reposo hasta que seas unido a Cristo entrañablemente.

¿Qué miras aquí no siendo este tu lugar de reposo?

En el celestial ha de ser tu morada, y como de paso has de mirar todo lo terreno.

Todas las cosas pasan, y tú con ellas. Guárdate no te ayuntes con ellas, porque no seas preso y perezcas.

Tomás de Kempis, Imitación a Cristo, Tratado Segundo, Nº 14, 15, 16, 17

%d bloggers like this: