Teófanes el Recluso

Toda la desgracia está en mirar a horizontes excesivamente amplios

Toda la desgracia está en mirar a horizontes excesivamente amplios. Mejor es bajar los ojos con humildad, pisar tierra y discernir cuál es el siguiente paso que tengo que dar. Este es el camino más seguro.

Teófanes el Recluso, Qué es la vida espiritual y cómo perseverar en ella, Carta 17.

%d bloggers like this: