Juan de Cronstadt

Fija tu mirada en las realidades eternas

Mira las cosas de este mundo como una sombra inconsistente y no ligues tu corazón a ninguna; considera que nada es importante y no pongas tu esperanza en nada. Vincúlate tan solo a Dios, al Único que es imperecedero, invisible, lleno de sabiduría. «No tenemos en cuenta las cosas visibles sino las invisibles; pues las cosas visibles, en efecto, son temporales, mientras que las invisibles son eternas» (2 Cor 4, 18).

Juan de Cronstadt, Mi vida en Cristo.

%d bloggers like this: