San Juan Damasceno

¿Quién es el Hijo amado, sino el Unigénito?

¿Quién es el Hijo amado, sino el Unigénito? En éste «me he complacido». En efecto, su Hijo unigénito se encarnó para complacer al Padre; en su Hijo unigénito se llevo a cabo la salvación universal para complacer al Padre; en el Hijo unigénito se realizó la unión de todas las cosas para complacer al Padre. Como el hombre es un microcosmos que lleva en sí el vinculo de toda la realidad visible e invisible (y tanto la una como la otra existen), con toda justicia el Señor y Creador y Ordenador del universo se complació en que en su Hijo unigénito y consustancial se llevara a cabo la unión de la divinidad y de la humanidad y, con ésta, de toda la creación, para que Dios sea todo en todos (1 Cor 15,28).

«Escuchadle». En efecto, quien le acoge a él, me acoge a mí, que le he enviado no como patrón, sino como Padre. Como hombre le he enviado, es cierto, pero como Dios sigue en mí y yo en él. Quien no honra a mi Hijo unigénito y amado, no honra al Padre, a mí, que le he enviado. «Escuchadle», porque tiene palabras de vida eterna. Ésta es la conclusión de lo que tuvo lugar, éste es el valor del misterio.

San Juan Damasceno, Sulla Trasfigurazione del Signore, 18, Roma 1980, 65.

%d bloggers like this: