San Paisios

Dios solamente exige de nosotros un corazón puro

Para que la hazaña espiritual traiga frutos se necesitan varias condiciones.

El Starez aclaraba así: «El que un largo tiempo cumple hazañas y no ve un adelanto espiritual — es un orgulloso y un egoísta. El adelanto espiritual esta ahí, donde hay mucha humildad que lo realiza todo. El adelanto espiritual lo tiene aquel hombre, que siente que todo su interior es abominable e indecoroso. Una hazaña con mucho sentimiento, celo e indigencia, teniendo la esperanza puesta en Dios — es el oxigeno espiritual. Todo esto otorga la seguridad a la hazaña espiritual».

El Starez enseñaba: «Vamos a cumplir la hazaña con ganas y celo para no entristecer a nuestro Ángel de la Guarda, quien día y noche lucha duramente para entregar nuestra alma pura en las manos de Dios. No permitamos que él vaya ante Dios con las manos vacías. No entreguen su corazón a cosas vanas y temporales del mundo; no pierdan en vano su tiempo en ellas, ya que en aquel Día vamos a rendir cuentas de todo.

El tiempo nos es dado por Dios para usarlo en forma debida. Entreguemos todo nuestro corazón a Dios y no a este mundo. Dios solamente exige de nosotros un corazón puro. El que entrega su corazón al mundo es enemigo de Dios».

San Paisios

%d bloggers like this: