Salmos

Tu rostro buscaré, Señor

Escucha, Señor, mi voz que te llama,
ten piedad de mí, respóndeme.

—Busquen mi rostro.
—Mi corazón dice:
Tu rostro buscaré, Señor:
no me ocultes tu rostro.

No rechaces con ira a tu siervo,
que tú eres mi auxilio;
no me deseches, no me abandones,
Dios de mi salvación.

Si mi padre y mi madre me abandonan,
el Señor me acogerá.

Indícame, Señor, tu camino,
guíame por una senda llana,
porque tengo enemigos;

no me entregues a la avidez de mis adversarios,
pues se levantan contra mí testigos falsos,
acusadores violentos.

Yo, en cambio, espero contemplar la bondad del Señor
en el país de la vida.

—Espera en el Señor, sé valiente,
¡ten ánimo, espera en el Señor!

Salmo 27, 7-14

Santa Faz pintada por Celine Martin (Sierva de Dios Genoveva de la Santa Faz, hermana de Santa Teresa de Lisieux)

«Sólo el camino de infancia espiritual nos da la verdadera paz de espiritu» (Sor Genoveva de la Santa Faz)

%d bloggers like this: