Ultimas conversaciones

La resignación es todavía distinta de la voluntad de Dios

Recuerdo que un día, en los más recio de nuestras pruebas, me encontré con sor María del Sagrado Corazón después de barrer la escalera del dormitorio (del lado de la ropería). Teníamos permiso para hablar y me paró. Entonces yo le dije que me sentía con muchas fuerzas y que en ese momento estaba pensando en estas palabras de Mme. Swetchine que me calaban de tal manera que me sentía como abrasada: «La resignación es todavía distinta de la voluntad de Dios; existe entre ellas la misma diferencia que entre la unión y la unidad. En la unión sigue habiendo todavía dos, en la unidad ya no hay más que uno solo».

Santa Teresa de Lisieux, Últimas conversaciones, CA 23.7.5

%d bloggers like this: