Jean Lafrance

¿Quién sospecha que Dios puede sufrir?

¿Quién sospecha que Dios puede sufrir, no por falta o frustración, sino que se conmueve en sus entrañas de Padre por el rechazo del hombre que no acepta su amor? Jesús quiso reflejar este sufrimiento de Dios: «Al entrar en este mundo, (Cristo) dice: Sacrificio y oblación no quisiste; pero me has formado un cuerpo. Holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron. Entonces dije: He aquí que vengo —pues de mí está escrito en el rollo del libro— a hacer, oh Dios, tu voluntad» (Heb. 10, 5-7).

Jean Lafrance, El poder de la oración, Cap. 11

%d bloggers like this: