San Silouan el Athónita

Conservar hasta el último día de la vida el primer fervor

Con todas las fuerzas es necesario conservar hasta el último día de la vida el primer fervor, pues muchos lo han perdido y no lo han recobrado. Para ello, conviene acordarse constantemente de la muerte; si un hombre está dispuesto, aunque no sea más que parcialmente, a la muerte, no la teme, sino que encuentra la humildad y el arrepentimiento, olvida todo lo que está en el mundo, mantiene su espíritu en recogimiento y ora de todo corazón.

El que se acuerda de la muerte no se deja seducir por el mundo; ama a su prójimo e incluso a sus enemigos; es obediente y sobrio. Así conserva la paz en el alma y la gracia le llega. Y cuando conozcas a Dios por el Espíritu Santo, tu alma gozará del Señor y lo amarás; recordarás constantemente la dulzura del Espíritu santo. Es verdaderamente un alimento celestial.

Archimandrita Sophrony, Escritos de san Silouan el Athónita, Cap. 19

%d bloggers like this: