Guigo I

Quien ama a todos se salvará

amar_-.jpg
Quien ama a todos se salvará, sin duda. Quien es amado por todos no se salvará por eso. «Dios es amor». Quien se relaciona con alguien sin amor, vende a Dios, vende su felicidad. Sólo se da felicidad amando. ¿Cuál es la belleza natural del alma? Amar a Dios. ¿Y cuánto? «Con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente, con todas las fuerzas» (Lc 10,27).
 
En el mismo orden de belleza hay que poner el amor al prójimo. ¿Cuánto? Hasta la muerte. Si no lo haces, ¿quién sufrirá el daño? No Dios, sino quizás un poco el prójimo, pero tú serás quien sufra un daño enorme. De hecho, el ser privado de una belleza o perfección natural no es igualmente dañino a las criaturas. Si la rosa deja de tener su color natural o la azucena su aroma, el daño que yo recibiría sería de menor importancia aunque me gusten estas sensaciones; mas para la rosa y la azucena sería un daño terrible, porque se ven privadas de su propia y natural belleza.
 
Guigo I., Meditationes, II, 23,89,465.
%d bloggers like this: