San Silouan el Athónita

Temor de Dios

Cuando los hombres se mantienen en el temor de Dios, la vida en la tierra es tranquila y dulce.

Pero en nuestros días los hombres se han puesto a vivir a su antojo y según su propia razón, y han dejado los santos mandamientos. Piensan encontrar sin Dios la felicidad en la tierra, ignorando que sólo el Señor es nuestro gozo y que el alma del hombre no encuentra la felicidad si no es en el Señor. Él reanima y vivifica al alma como el sol calienta las flores del campo y como el viento las mece, él les da la vida: el Señor nos lo ha dado todo, para que nosotros le glorifiquemos.

Pero el mundo no lo comprende. ¿Y quién podría comprender lo que no ha visto ni gustado? Yo también, cuando estaba en el mundo, pensaba que allí estaba la felicidad: gozar de salud, ser bello, rico y querido por los demás. Y me había vuelto vanidoso. Mas cuando conocí al Señor por el Espíritu Santo, empecé a considerar la felicidad del mundo como humo que el viento arrastra. Mas la gracia del Espíritu Santo contenta al alma y la llena de alegría, y en una paz profunda contempla al Señor, olvidada de la tierra.

Señor, haz que los hombres retornen a ti, a fin de que conozcan tu amor, y que en el Espíritu Santo gocen de esta visión y, viendo como eres, se hagan semejantes a ti.

Archimandrita Sophrony, Escritos de san Silouan el Athónita, Cap. 7

0 comments on “Temor de Dios

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: