San Silouan el Athónita

De la voluntad de Dios

El Señor ha dado el Espíritu Santo en la tierra, y aquel en quien él vive siente que lleva el Paraíso en su interior.

Tal vez digas: «¿Por qué no tengo una gracia como ésta?». Porque no te has abandonado a la voluntad de Dios, sino que vives a tu antojo.

Mirad a quien ama su propia voluntad: no tiene jamás paz en su alma, y siempre está insatisfecho y descontento. Pero el que se ha abandonado enteramente a la voluntad de Dios, recibe el don de la oración pura.

Así se abandonó a Dios la Santísima Virgen: «He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra». Y si del mismo modo nosotros dijéramos: «Soy tu servidor, que se haga tu voluntad», las palabras del Señor escritas por el Espíritu Santo en el Evangelio quedarían grabadas en nuestras almas y el mundo entero se llenaría del Amor de Dios. ¡Qué maravillosa sería entonces la vida en la tierra! Por más que las palabras del Señor resuenen en el mundo entero después de tantos siglos, los hombres, sin embargo no las comprenden ni quieren aceptarlas. Pero el que vive según la voluntad de Dios será glorificado en el Cielo y en la tierra.

El que se ha abandonado a la voluntad de Dios no se ocupa más que de Dios. La gracia divina le ayuda a permanecer sin cesar en la oración. Aunque trabaje o hable, su alma está en Dios; y porque está inmenso en la voluntad divina, el Señor vela con solicitud sobre él.

Archimandrita Sophrony, Escritos de san Silouan el Athónita, Cap. 6

0 comments on “De la voluntad de Dios

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: