Poesía

«Sal»

Tenía setenta y cinco años
y la primera palabra que Dios le dirigió
fue: «Sal».
Pienso en Abraham
cuando las circunstancias
sueltan mis dedos
de la ilusión, a la que me aferro,
de controlar mi vida.
«Sal», dijo Dios a Abraham,
sin indicarle una dirección
ni revelarle un destino.
Llevando una familia vacilante,
confiando en que Dios le mostraría el camino,
Abraham salió.
En ese viaje irracional
a él también, le soltaron los dedos,
oyó reír a Sara y aprendió
que la bendición llega
al salir
y al dejar marchar.

Bonnie Thurston

0 comments on “«Sal»

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: