Esther de Waal

Transformación

La transformación tiene lugar cuando estamos dispuestos a acoger la palabra de Dios en nuestra vida, escuchar su voz y obrar consecuentemente. La mente, los sentidos, el corazón… todo debe ser receptivo. Lo cual significa que debemos prestar atención sin ser pasivos: escuchando, interiorizando, reflexionando.

En este momento la comprensión monástica de la humildad tiene que desempeñar una importante función. (…) Significa conocer y aceptar mis limitaciones, sin negarlas. No tengo la última palabra; no soy la fuente definitiva de la sabiduría. Cuando admito que todo depende de Dios, estoy dispuesto y preparado para cambiar, probablemente una y otra vez. Lo cual no es más que decir que estoy abierto a un proceso de transformación permanente.

San Benito enseñó a sus monjes la tríada de silencio, obediencia y humildad como instrumentos básicos para su vocación. Los tres se enriquecen mutuamente. Si pienso en mis propias circunstancias descubro que me piden silencio, escucha y vacío, así como una actitud de discípulo (discipulus), de alguien que aprende, que sigue, que está dispuesto a abrirse de nuevo.

Esther de Waal, Invitación al asombro, Cap. 5.

0 comments on “Transformación

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: