Gustave Thibon

Ojo interior

En la vida moral, la conciencia es bienhechora o perjudicial, según los objetos que ilumina. Disminuye, vulgariza nuestros talentos y virtudes: el alma demasiado consciente de su propio valer jamás es un alma grande.

Pero también atenúa nuestros defectos: el que conoce su ignorancia y sus debilidades domina ya estas imperfecciones; aquí el «nosce te ipsum» (conócete a tí mismo) es un germen de liberación.

El tipo moral más vulgar es el del hombre consciente de sus cualidades e inconsciente, al mismo tiempo, de sus defectos.

Gustave Thibon

0 comments on “Ojo interior

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: