Thomas Keating

El camino espiritual

«Al hacernos mayores, cambia nuestra forma de relacionarnos con Dios, con los demás y con nosotros mismos. Comenzamos la vida dependiendo de nuestros padres, luego nos igualamos con ellos. La primer relación muere para dar lugar a la segunda. Seguimos queriéndolos, pero si ellos nos piden que hagamos algo que no coincide con nuestra escala de valores, tenemos que ser capaces de decir, “Yo os quiero mucho, pero no os puedo complacer en este asunto”.

El mismo concepto rige para la asociación con grupos más extensos. Puede que tengamos que decir “Lo siento pero no puedo continuar con vosotros”. Si la familia, la patria, o el grupo interfieren con nuestro crecimiento verdadero, tenemos que enfrentarnos y decir “no” a toda costa, y no ceder. Puede que perdamos unos cuantos amigos al cambiar nuestra forma de vida, porque se sentirán intimidados por el cambio. El camino espiritual puede ser muy solitario al principio. Pero más adelante Dios se encargará de obsequiarnos con nuevas amistades. Dios no nos quita nada a menos que pueda darnos algo mejor a cambio».

Thomas Keating. Invitación a amar. Sevilla: Ed. Desclée De Brower, 2008. Cap V.

0 comments on “El camino espiritual

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: